COMO SURGIERON LOS AUXILIARES

                En virtud de que los integrantes del grupo consideramos que nuestra actividad hasta entonces realizada tenía un carácter académico, solicitamos nuestra sindicalización para que se nos reconociera  como auxiliares de  investigación con el apoyo del sindicato desde el 21 de mayo de 1980, como consta en la solicitud  que se envió al SPAUAZ, fecha en la que teníamos entre dos y tres años de antigüedad. Además  hacíamos la consideración de que existía en la UAZ una gran cantidad de becados por condiciones económicas y a nosotros en cambio se nos exigía una actividad específica; además tuvimos conocimiento de que en escuelas como en Químicas había muchos “auxiliares” que les daban ese reconocimiento, nosotros también creíamos convenientes hacerlo, lo cuál no fructificó hasta marzo de 1981, en que solo a seis compañeros se dio el carácter de “Auxiliares de Investigación” tomando en cuenta las constancias y el interés que esos compañeros demostraron durante el trabajo hasta entonces realizado. A partir de esta fecha, se considera la necesidad de convertirlo en un Centro Propiamente de Investigación, dándole el nombre de Instituto de Investigaciones Económico-Sociales debido, a que se había modificado la relación laboral de algunos de sus miembros.

A partir de entonces el trabajo obligatorio para los auxiliares es de dos horas diarias y de los becados de cuatro horas a la semana.

Hacia noviembre de 1980 se presentó el proyecto de investigación “La Situación y el Papel del Ejido en Zacatecas”, que debido en gran medida, la falta de recursos y de una infraestructura material mínima no puedo cristalizarse en 1977, se manera que en el IIES se retomó como una actividad más dentro de su programa de trabajo, tomando en consideración que en él se contemplaba la integración de una gran cantidad de estudiantes de la Unidad Académica de Economía para su realización y como una forma de desarrollar la  enseñanza de investigación integración  masiva y  donde a su vez estos pueden y deben aspirar a convertirse en investigadores de carrera, en forma lenta y progresiva, con el fin de fortalecer el propio Instituto y la Unidad.

Con las actividades académicas en forma efectiva, por el instrumental (teórico y las actividades prácticas que requiere realizar dicha investigación).